lunes, 17 de marzo de 2008

Papá... mi primer amor...

http://www.online.wellchild.org.uk/uploads/images/father%20and%203yo%20girl%20face%20to%20face%231%23.jpg

No es noticia nueva. No es tema recién descubierto. La autoestima como mujer empieza con el padre de familia. El contacto físico, las miradas, el sentirse especial. No es nada para preocupar, es el amor natural de un padre a su hija. No debemos profundizar demasiado, es simple... es nuestro primer amor.

Y de ese primer amor se desarrollan otros. El amor a nosotros mismas. El ideal, a conseguir a uno "como papá". Si esa relacion se distorsiona o no se da, todo se derrumba. Los traumas surgen y los problemas comienzan a darse. Si el primer amor no se establece, se crece rebelde, salvaje y renuente a interactuar con el sexo opuesto.

Los abrazos de oso, las caricias en el pelo. El sentirse amada y ser contestada en forma recíproca a nuestras necesidades femeninas comienzan ahi. El identificarse con un "role model" digno de seguir con la mirada y admirarle. El saber que se tiene a la persona intachable ahi, en el hogar, nos dará esa confianza de saber, que existen oportunidades para nosotras como mujeres.

El ramito de flores que recibimos, cuando también se lo lleva a mami. Y la invitación a comer un helado con él. He conocido personas fuertes emocionalmente, que son el brazo derecho de sus padres, mucho mejor que un varón. El no sentirse rechazada desde el vientre porque no somos varones. El saber que fuimos motivo de gozo cuando nacimos, y no de escarnio. Eso nos hace fuertes.

Y al establecer una relacion saludable, podemos establecer una relacion saludable con el amigo, el esposo, y hasta con Dios, quien es nuestro"Padre Celestial".

Lore.17.03.08

2 comentarios:

Jinna dijo...

Gracias por tu maravilloso artículo. Quiero con locura a mi padre y realmente estas líneas le dan un sentido a mis sentimientos.

http://cronicasdeunadivorciada.blogspot.com/

Lore dijo...

Jinna que gusto tenerte por aca... es asi... esos sentimientos son asi de puros y fuertes, yo también lo amo con locura al mio besos