sábado, 29 de marzo de 2008

qUIEN sOY?

http://bewem.files.wordpress.com/2007/03/searching_4_love_inside_myself_by_zummi.jpg

¿Quién soy?


Conocerse a uno mismo es una tarea que toma una vida. Nunca terminamos de conocer nuestras alegrías, nuestras fallas, nuestros sentimientos. Cuando pensamos que ya conocemos bien un área de nuestras vidas... surgen sorpresas, surgen cosas nuevas, que empezamos otra vez, a aprender a manejar.

Quizás el centro del asunto... el corazón de todo, es aprender a conocernos. De ahí partimos, a saber escoger, a tomar lo que es bueno y malo en nuestras vidas, a aprender que ciertos caminos que estamos transitando no son los más adecuados, ni los más precisos... por donde debemos andar. Nos ayuda tambien a conocer que es lo que queremos de otras personas... y como proyectarnos a un mundo, que se esconde tras máscaras y depresiones.

Saber como mujeres que es lo que nos gusta. Cual es nuestro estilo, es fundamental para salir adelante, con nuestra autoestima. ¿Cuánto tiempo tomas para arreglarte? ¿Qué tipo de ropa compras? ¿Te agrada tu figura? Y si no te agrada ¿Qué haces para cambiarla? ¿Cuáles son tus colores? ¿Tienes algún aroma favorito? ¿Alguna vez has ido a un spa? y vuelvo a repetir la misma pregunta ¿Te das tiempo para ti misma?

Y empiezo por lo más superficial, lo físico, porque sin dudas es lo que nos proyecta hacia los demás como impacto inicial. Depende de como nos veamos, asi nos percibirán. Así nos recibirán. Pero existen aún preguntas más profundas, que debemos plantearnos. Como por ejemplo en el área de nuestras vidas íntimas. ¿Nos gusta el placer? ¿Hemos aprendido a obtener el placer que deseamos? Y en este punto me detengo, a aclarar que bajo ningún término morboso, ni tabúico, me refiero a que como mujeres debemos aprender a conocer nuestros cuerpos. Nuestros puntos sensibles, a saber pedir a nuestras parejas lo que nos causa placer. Y esto no es necesariamente, toques o roces, las palabras también pueden generar este sentimiento.

Es necesario que nos veamos con frecuencia interiormente y que sepamos exactamente qué es lo que queremos. De dejar de hacer esto o aquello porque "mi madre lo hacía", o simplemente "porque así le gusta a mi marido". A cuantas mujeres he escuchado decir con temor infundando, que no se cortan el cabello o lo arreglan de diferente manera porque su esposo no está de acuerdo. O cuantas de las cosas que haces te generan una satisfacción al hacerlas. Es que acaso vives por vivir, o te das la oportunidad de encontrar que es lo que te gusta hacer y realizarlo. Es importante reflexionar que es lo que queremos como individuos. A donde vamos a llegar al final de todo el caminar.

El conocernos a nosotros mismas tambien implica pensar en el futuro. No podemos pasar toda la vida dependiendo de alguien mas. Sea económicamente, sea emocionalmente, debemos aprender a recorrer un camino como personas individuales. Sucede, y digo es a menudo, que la mayoria de mujeres luego de un divorcio, se encuentran perdidas porque han perdido el norte. Su barco insignia se hundió... el capitán se fue... y todo se derrumba. ¿Hacia donde estás dirigiendo tu nave? ¿Eres tu la que lleva el timón, o se lo has cedido a alguien más? No generalizo el estatus de divorcio. Hay personas que viven con su pareja por largo tiempo, me refiero, quizás a un sentido de realización que va más alla de compartir con la pareja. Es ser uno misma.

En fin, conocernos a nosotras mismas, auto reflexionar acerca de nuestros pasos, de nuestras vidas, hacer una instrospección diaria... sería un buen ejercicio a practicar... al final si sabemos loq que somos y lo que queremos... cometeremos menos errores, y seremos personas realizadas, y mucho más felices.

2 comentarios:

RENATA dijo...

muy lindo tu blog!...sigo leyendo!!!!
saludos.

Wireless dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Wireless, I hope you enjoy. The address is http://wireless-brasil.blogspot.com. A hug.